17 jun. 2012

Un pequeño manual para la vida

Por H. Jackson Brown.



  • Elogia a tres personas cada día.
  • Contempla el amanecer por lo menos una vez al año.
  • Mira a los ojos de las personas.
  • Di «gracias» con frecuencia.
  • Gasta menos de lo que ganes.
  • Haz nuevas amistades, pero cultiva las viejas.
  • No pierdas el tiempo aprendiendo las «artimañas del oficio». Mejor aprende el oficio.
  • Utiliza las tarjetas de crédito por comodidad, nunca por el crédito.
  • Aprende a escuchar. A veces las oportunidades tocan muy quedo a la puerta.
  • No tomes decisiones cuando estés enfadado.
  • No pagues un trabajo hasta que esté concluido.
  • Cuídate de quien no tenga nada que perder.
  • No esperes que la vida sea justa.
  • Nunca subestimes el poder del perdón.
  • No dudes en perder una batalla si esto te lleva a ganar la guerra.
  • Con respecto a los muebles y a la ropa: si piensas usarlos durante cinco años o más, compra lo mejor que puedas pagar.
  • Olvídate de los comités. Las ideas nobles y capaces de cambiar el mundo provienen siempre de una persona que trabaja sola.
  • Declara la guerra a la basura.
  • Los músicos callejeros son un tesoro. Detente un momento y escúchalos. Déjales luego un pequeño donativo.
  • Cuando arrastres un problema grave de salud, busca la opinión de tres médicos por lo menos.
  • Establece con claridad tus prioridades. Nadie, es su lecho de muerte, ha exclamado: «¡Caramba, si hubiera pasado más tiempo en la oficina!»
  • No temas decir: «no sé».
  • No temas decir: «lo siento»
  • Elabora una lista de veinticinco cosas que desees experimentar antes de morir. Llévala en tu cartera y consúltala con frecuencia.
  • Llama por teléfono a tu madre.